Lo primero que nos llama la atención en una persona que padece el Alzheimer (enfermedad neurodegenerativa) son los problemas de memoria. Habitualmente los fallos de memoria se refieren a costumbres y hechos recientes (no sé dónde he dejado un objeto, no recuerdo qué he comido,…) ¿Cómo podemos saber si los olvidos que tenemos tienen alguna relación con ésta enfermedad tan cruel como es el Alzheimer? o ¿es normal por el mismo ritmo de vida que llevamos que se produzcan olvidos?

Lo cierto es que podemos diferenciar entre lo que son olvidos “normales” debidos al cansancio, al estrés, a la edad,…y los que son olvidos como los que sufre una persona que padece Alzheimer.

Lo que es un olvido normal requiere de pocos minutos para situarse de nuevo y los relacionados con el Alzheimer, lo que conlleva a la corta o a la larga, una dependencia, no permite llevar una forma de vivir normal. Los olvidos se van convirtiendo cada vez en más frecuentes. La persona que padece Alzheimer no reconoce haberse olvidado de nada.

Generalmente, un enfermo de Alzheimer pregunta varias veces seguidas la misma cosa (por el motivo de que ha olvidado que ya lo ha preguntado), no recuerda dónde ha dejado un objeto porque habitualmente lo deposita en un lugar inadecuado (como dejar una cuchara en el baño), sufre pérdida de vocabulario en el sentido de que no recuerda palabras de uso común al mismo tiempo que está hablando, quizás no recuerde que hace un rato ha tenido visita en casa de uno de sus hijos, …

Si queremos ejercitar nuestro cerebro igual que la actividad motriz desarrolla nuestro físico, os invito a ver el artículo http://www.residenciaremolinos.com/blog/2013/7-ejercicios-para-poner-freno-al-alzheimer/ en el que encontrareis 7 ejemplos de ejercicios para ayudar al desarrollo de las funciones cognitivas mediante el establecimiento de nuevas conexiones nerviosas y redes neuronales. De ésta manera en nuestra residencia de la tercera edad en Zaragoza, conseguimos que nuestros mayores, con mayor o menor grado de dependencia,  sean válidos o asistidos,  desarrollen en la medida de sus posibilidades, un envejecimiento activo.